Bulldog inglés

Canis lupus familiaris

Nombre común / Nombre científico

El nombre común es Bulldog inglés, y el nombre científico es Canis lupus familiaris.

Descripción

Es de cabeza grande, con unos hermosos ojos redondos y negros, este peculiar animal posee un hocico chato una lengua ancha, y dientes en punta, sus orejas siempre son cortas y tiradas hacia atrás, en varios sectores de la cabeza tiene pliegues que lo convierten en un perro completamente adorable. El bulldog inglés suele presentarse en varios colores, pero quizás los más comunes son el beige y rojo aunque el más buscado es el bulldog ingles blanco. En cuanto al porte  podemos decir que suelen pesar entre 20 y 30 kilos según su edad y una última particularidad brindada por la Federación Cinológica Internacional nos dice que el bulldog de raza pura nace con la cola corta o nula. Tiene una esperanza de vida de 7 a 10 años.

 

Origen de la raza

Es una raza canina originaria de Gran Bretaña, que inicialmente fue utilizada para apostar en peleas de perros durante el siglo XVII, aunque en 1835 esta práctica fue prohibida en Reino Unido. En la actualidad este perro es uno de los símbolos de Inglaterra.

 

Alimentación

Su dieta esta basada en carnes y huesos de cualquier tipo, pescados, frutas y verduras. Las necesidades alimenticias varían según el tamaño y el sexo. En todas las etapas de la vida y cada vez que el perro guste debe beber agua. Estos animales suelen sufrir del calor y problemas estomacales, por ello es aconsejable que la mascota beba agua cada vez que desee.

 

Reproducción

Son mamíferos, los perros alcanzan la pubertad antes del año. El ciclo de las perras es de 3 a 6 meses y duran en celo entre 5 y 10 días. Debido a que son obtenidos por cesárea, una hembra de bulldog ingles no debe tener nunca ni por equivocación mas de 4 partos en toda su vida si es que se pretende que sobreviva, y deben dejarse pasar al menos 1 o 2 celos entre gestación y gestación por la recuperación adecuada de su tejido uterino y muscular.

 

Curiosidades

El bulldog inglés es bastante cabezota, juguetón, vital y sensible. Siempre está atento a lo que sucede a su alrededor y con los extraños se puede mostrar vigilante pero no agresivo. Aunque sorprenda, es un animal que no soporta la brutalidad y que necesita el cariño de sus dueños. Es un perro adecuado para los niños, ya que sabe dosificar su fuerza y es muy paciente. Tiene un carácter bueno, amistoso, dócil y atento.