Collie

Canis lupus familiaris

Nombre común / Nombre científico

El nombre común es Collie, y el nombre científico es Canis lupus familiaris.

Descripción

Tiene una figura armoniosa y bien proporcionada. Su cabeza es triangular, con el hocico largo y los ojos almendrados. Tiene unas orejas pequeñas con la punta doblada hacia delante y un cuello fuerte, cubierto por un gran collar de pelo largo. El pelaje exterior es lacio y áspero y la capa interna es suave y abundante. Cada federación admite unos colores, la FCI acepta los ejemplares con el pelo cibelino y blanco, tricolor o azul mirlo, y el AKC reconoce éstos tres y el blanco. Alcanzan una altura de 56 a 61 cm en los machos y de 51 a 56 cm en las hembras y pesan de 20 a 29 kg los machos y de 18 a 24 kg las hembras. Tienen una esperanza de vida de 6 a 8 años.

 

Origen de la raza

Desciende de los perros pastores escoceses encargados de guardar el rebaño. Estos perros eran capaces de llevar el ganado a pastar, defenderlo y devolverlo al corral sin la presencia del dueño. Tenían las patas y el hocico más cortos que el Collie actual y eran de color negro y blanco. Muchos expertos coinciden que el cruce con Setters y Borzois contribuyó al alargamiento de las patas y del hocico, y que proporcionó a la raza una silueta más esbelta. Hacia 1860 el Collie empezó a participar en concursos de belleza y ya, en 1870, se diferenciaron las dos razas: el Collie de Pelo Largo y el Collie de Pelo Corto

 

Alimentación

Su dieta esta basada en carnes y huesos de cualquier tipo, pescados, frutas y verduras. Las necesidades alimenticias varían según el tamaño y el sexo.

 

Reproducción

El período de gestación es de unos 63 días. Es posible que se adelanten hasta seis días y se atrasen hasta tres días. Los expertos recomiendan la asistencia de un veterinario si a los 64 días no ha tenido los perritos. Usualmente la camada es de 6 a 10 cachorros.

 

Curiosidades

Es sensible, hogareño, bondadoso, juguetón y muy afectuoso con los niños. Es inteligente y aprende con rapidez, permite adiestrarlo con facilidad siempre y cuando se haga con suavidad y paciencia. A pesar de lo que pudiera parecer, no es un simple ornamento, se adapta bien a la vida de interior pero prefiere vivir en espacios abiertos en los que pueda correr y descargar toda su energía. Hay que enseñarle desde cachorro a no ladrar, ya que de mayor acostumbra a ser bastante ruidoso. Su preciosa cabellera requiere un cepillado regular, con dos veces por semana ya basta. Se aconseja utilizar un cepillo de cerdas y cepillar en la dirección del pelo y al revés. Los dientes también necesitan un cuidado continuo sino puede que caigan a una temprana edad. Es recomendable cepillarlos con frecuencia y estimular el mordisqueo para mantenerlos sanos. Goza de buena salud aunque es propenso a padecer problemas oculares y de piel. Los menores de un año pueden sufrir displasia de codo.