Areneros automáticos

Areneros automáticos para gatos, ¿buena idea?

Los areneros automáticos para gatos comienzan a verse ya en algunas páginas aunque por ahora son muy pocas las casas que se dedican a fabricarlos. Se trata de sofisticados aparatos capaces de limpiar la arena de manera automática e incluso hacerla desaparecer por el canal del WC.

Los areneros se conectan a la misma bajada del WC por lo que se sitúan al lado del mismo en el cuarto de baño. Son totalmente cerrados y tienen un sistema para detectar cuando el gato entra a realizar sus necesidades.

No comienza a funcionar mientras el animal está dentro, por lo que este puede cavar, enterrar y jugar con la arena tanto como desee no atentando contra el instinto natural del gato. Una vez que sale, una pala automática recoge las deposiciones y las hace desaparecer dejando la arena totalmente limpia.

Un sistema perfecto pero algo caro

Desde luego, este sistema es ideal para apartamentos pequeños donde no hay una terraza en la que colocar el arenero y para todos aquellos que prefieren no complicarse limpiando las arenas de su gato. También es perfecto para embarazadas, ya que al evitar todo contacto con las heces no se expondría nunca a la toxoplasmosis.

Estos areneros tienen también un bonito diseño que hacen que queden muy bien en el cuarto de baño, pudiendo colocarse en un aseo que no se utilice a menudo si se prefiere.

El problema es que estos areneros son de por sí muy caros. En algunos casos superan incluso los cuatrocientos euros. Pero además, tienen un mantenimiento anual ya que utilizan una arena especial y hay que cambiar el sistema de filtros.

Además, están pensados para un solo animal, como mucho para dos gatos. Si se tienen más, quizás la limpieza no sea suficientemente efectiva o se someta al aparato a un sobre uso que acorte su vida. En cualquier caso, el coste anual aumentaría considerablemente, por lo que no sale demasiado a cuenta para quienes deciden convivir con varios animales.

Otro de los riesgos de la compra es el carácter peculiar de los mininos que no siempre se acostumbran demasiado bien a las novedades. Si se tiene un cachorrillo seguramente este se habitúe al arenero sin problemas, pero ¿qué ocurre si el gato ya es adulto? Podría no gustarle el tipo especial de arena y decidir hacer sus necesidades fuera sin importarle demasiado el dinero que su dueño se ha gastado en el aparato.

0 Comentarios a "Areneros automáticos"

Deja tu comentario