Perros peligrosos

Perros peligrosos, ¿realidad o leyenda?

Hablamos de perros peligrosos cuando realmente deberíamos de hablar de razas potencialmente peligrosas. Este es el término correcto y la diferencia radica en mucho más que una simple palabra.

Razas como Staffordshire Bull Terrier, el perro de presa canario, el Pitbull o el Rottweiller están incluidas en estas categorías pero, ¿qué determina la potencial peligrosidad de una raza? Realmente hay dos aspectos que, tenidos en cuenta en conjunto, determinarían esta calificación:

-La envergadura física. Es cierto que hay perros que por sus características de raza pueden tener cierta tendencia a ser agresivos, pero su tamaño pequeño hace que no sean realmente peligrosos ya que no podrían causar la muerte de una persona o de otras mascotas.

En la categoría de perros potencialmente peligrosos estarían aquellos con una gran musculatura y un tamaño grande, que les capacitaría para poder atacar y causar daños graves.

-Las características de la raza. Algunas razas de perro tienen unas características genéticas que los hacen más agresivos. En algunos casos esto viene dado porque proceden de cruces con lobos o están emparentados de forma muy cercana o porque se trata de razas creadas para ataque.

En cualquier caso, se trata de conceptos ambiguos en que en muchos casos dependen de factores como la “mala fama” de algunos animales o el hecho de que se produzcan algunas noticias de ataques de una raza determinada.

Dado que cada Comunidad Autónoma puede decidir sobre qué perros son considerados peligrosos y cuáles no, nos encontramos con que una determinada raza tiene esa consideración en una parte de la península pero no en otra.

Realmente, lo peligroso de un perro no es su raza, sino que no se le eduque correctamente y que la persona que se encarga de su cuidado no esté debidamente capacitada para hacerlo, ya sea porque  no es capaz de imponer la disciplina a su animal ya sea porque quiere educarlo como si fuera un arma.

Requisitos para tener un perro potencialmente peligroso

Para poder tener un perro de una de las razas que entran en la consideración de perros potencialmente peligrosos es necesario ser mayor de edad, no tener antecedentes penales graves y pasar una prueba psicotécnica. Se exige también un seguro de responsabilidad civil específico.

Mientras que la mayoría de las mascotas están incluidas en el seguro de responsabilidad civil que se paga con el seguro de la casa, estos animales necesitan de uno a parte, por lo que si no se tiene y el perro daña a alguien o causa daños materiales, estos serán abonados por su propietario que además puede ser multado.

También es imprescindible que el perro tenga todos sus papeles en regla y esté identificado mediante un chip.

1 Comentario a "Perros peligrosos"

  1. bautista_jbm@hotmail.com

    Yo soy de los que opina que todos deberian de sacar su licencia , sea el perro que sea, asi estaria mas controlado el uso y disfrute de tener una mascota y se controlaria mas los perros abandonados