Perros de caza

Cuida y protege a tus perros de caza

Cada año los periódicos publican noticias sobre la gran cantidad de perros de caza, especialmente galgos, que son abandonados a su suerte o a los que incluso se les da muerte de manera muy cruel.

Por eso, los cazadores deben de ser especialmente escrupulosos en el cuidado de sus animales, para diferenciarse de esa parte del colectivo que está ensuciando el nombre de una gran cantidad de personas que de modo tradicional se han dedicado a cazar ayudados por sus canes.

En casi todos los pueblos era habitual salir a cazar y también lo era tener varios perros para este menester. Esos mismos perros convivían en el hogar con la familia todo el año. Cuando envejecían se buscaba un recambio, pero pasaban sus últimos años como perro de compañía sin más problemas.

Esto continúa pasando en los pueblos en los que se sigue con la tradición de la caza, pero el problema viene de aquellos cazadores que tienen una gran cantidad de canes con los que no conviven. Los tienen en alguna casa de campo, al cuidado de una persona a la que se le paga para ello y que en muchos casos cambia cada cierto tiempo.

En definitiva, no se establece un lazo emocional entre el perro y el hombre, lo que hace que los animales no estén en las mejores condiciones y a menudo sean vistos solo como una herramienta más para conseguir un fin: la caza.

Si un perro no sirve para cazar no tiene otra utilidad y si resulta más caro alimentarlo durante el tiempo que no se puede salir al campo que comprar otro animal más tarde, tampoco tiene utilidad. Los perros se miran solo en fines útiles, como si fueran una escopeta, un chaleco o unas botas de caza. Mientras sirven se usan, cuando no sirven, se desechan.

Y aquí aparecen los abandonos y los sacrificios que son muchos más de los que realmente pensamos, pero que se realizan todos por parte de un pequeño porcentaje de cazadores y no como algo generalizado entre ellos.

Un mayor control de los canes, con microchip y controles por parte de inspectores que pasen a investigar si esos animales siguen vivos y en qué condiciones tras la temporada de caza, podría ser la solución. Si hay problemas, la sanción sería clara: retirada de los animales y también de la licencia para cazar.

0 Comentarios a "Perros de caza"