Mascota en el coche

Las mascotas en el coche

Cuando vamos con el perro en el coche debemos de cumplir unas normas de seguridad para garantizar que tanto el perro como nosotros no vamos a sufrir ningún accidente en la carretera.

El código de circulación tan solo indica que el perro no debe de molestar al conductor, no pudiendo desplazarse hasta donde este está ni tampoco interferir en su campo de visión. Hasta aquí todo correcto.

Pero hay ciertos estudios que analizan los diferentes métodos que hay en el mercado y el impacto que ha tenido en animales en test de impactos:

-Anclajes de un punto: Se enganchan en un solo anclaje de cinturón. Poco efectivos y muy peligrosos para el animal.

-Anclajes de dos puntos: Se enganchan en dos anclajes del cinturón. Es seguro si tiene un sistema de unión corto que impida que el animal pueda salir disparado contra el asiento delantero.

-Las redes o barreras divisorias: Separan el espacio del conductor del maletero o de la parte trasera del vehículo. Impiden que el perro pueda ir a la parte de delante pero si el animal está suelto, en caso de impacto las lesiones pueden ser muy graves.

Incluso pueden ser mortales, debido a que puede salir propulsado contra la barrera, los laterales del vehículo o la parte trasera.

Las redes impiden que el animal pueda pasar para la parte delantera pero son bastante inútiles en caso de impacto y, en muchos casos, no se ponen bien y dejan que el perro tenga excesivo movimiento en el coche.

-El transportín: Es un método seguro para el animal, porque va protegido. Pero si el transportín se coloca en el asiento trasero del coche o en el maletero, puede golpear los asientos causando graves lesiones en la columna del conductor.

Se ha comprobado que no funciona anclarlo con los cinturones de seguridad ya que estos cinturones no están diseñados para equipajes ni para estas formas y quedan totalmente inutilizados.

El método más seguro para el animal y para las personas es, en caso de un perro pequeño, un transportín en el suelo entre el asiento trasero y los delanteros. En caso de perros grandes, el transportín en el maletero con una barrera protectora para evitar impactos contra el asiento.

El caso del gato

En el caso del gato, el mejor modo de viajar en coche es dentro de un transportín, en el suelo, en la parte de atrás.

0 Comentarios a "Mascota en el coche"