Darle pastilla a un perro

Cómo darle una pastilla a tu perro

Si estás pensando en que es horrible tener un perro y verse en la obligación de darle una pastilla puedes consolarte pensando en que, al menos, no es un gato. Y es que conseguir convencer a un minino de que se tome algo que no quiere es todavía más complicado.

De cualquier modo, estas técnicas de engaño canino también pueden funcionar con los gatos menos avispados o a los que se pille en un mal día, que hasta estos dioses los tienen. Aquí van algunos trucos para que tu perro se coma la pastilla.

-El truco de la salchicha. O quién dice salchicha cualquier otro alimento lo suficientemente blando para colar la pastilla. Si esta es muy grande o tiene un sabor muy fuerte es mejor trocearla y dársela en dos pedacitos de comida para que no la detecte fácilmente.

Es importante que la comida tenga mucho sabor para que oculte la pastilla o le guste tanto que la coma casi sin masticar, ya que de este modo su gula será nuestra mejor herramienta.

-Las pinzas con émbolo. Se trata de unas pinzas con un sistema similar a una jeringuilla. Se coloca la pastilla en la punta y gracias a las pinzas y a la longitud que tienen, evitamos que el animal nos muerda.

Una vez que hemos metido las pinzas/jeringa tan profundo como hemos podido, empujamos el émbolo y cerramos la boca del animal para que trague.

Hay que tener cuidado, ya que algunos perros pueden intentar morder, no importa lo mansos que sean habitualmente, al sentirse violentados por nosotros. Es un instinto de defensa automático y no debemos de enfadarnos con el perro por eso, sino más bien prevenirlo con cuidado.

-Deshazla en comida blanda. Otro truco clásico. Debes de machacar la pastilla hasta deshacerla totalmente y mezclarla con la comida blanda, muy sabrosa y que generalmente les encanta. Intenta mezclarla con una pequeña porción de comida y dársela y solo si la rechaza la mezclas más. De este modo es más fácil saber si finalmente se tomó su dosis.

-Métela en una cápsula con sabor a pollo. El truco más novedoso pero que da muy buenos resultados a muchos dueños de perro. En el mercado se pueden encontrar cápsulas con sabor a pollo en las que se puede introducir la pastilla.

El perro se la come atraído por su buen sabor y es la manera más sencilla de que la píldora acabe en su organismo.

0 Comentarios a "Darle pastilla a un perro"