El gato negro

Gatos negros ¿color o raza?

Dicen que todos los gatos negros se parecen, pero esto no es del todo cierto. Hay gatos negros de razas muy diferentes. Por ejemplo, un persa puede ser negro o un gato Manx también puede ser negro. Y no se parecen en absoluto el uno al otro.

Solo hay una raza de gatos que son absolutamente negros como característica sin la cual no se consideran de raza: los gatos Bombay. Una raza creada en los EEUU en los años cincuenta y que no es en demasiado habitual en Europa.

Aquí tenemos, por lo general, el gato común europeo que puede ser de muchos tipos y colores. El negro es uno de ellos, aunque no es frecuente que el gato sea totalmente de este color. Lo habitual es que tenga pelos blancos e incluso es muy habitual encontrarse con un mechón blanco en el pecho y otro en el vientre.

Gatos celtas con historia

Los gatos con un mechón blanco en el pecho tienen muchas leyendas, lo que es también prueba de su abundancia. Los celtas creían que era una divinidad, aunque con el paso del tiempo pasó a simbolizar más bien a un hada bruja.

En la noche de los muertos le dejaban a este ser mitológico platos con leche en la puerta de casa a modo de tributo para que les diera suerte durante el año. Si no lo hacían, la bruja les maldeciría  y podrían sufrir atroces consecuencias.

También hay leyendas medievales sobre estos gatos, que se consideraba que podrían librarse de la maldición de los gatos negros porque habían sido tocados por “el dedo de Dios” siendo la prueba el mechón blanco que lucían en el lugar donde los habían bendecido.

Un gato que sigue maldito en cierto modo

El gato negro sigue siendo un gato que sufre de la maldición de su color. Son muy pocas veces elegidos para ser adoptados porque la gente prefiere a los gatos atigrados o de tonos blancos y naranjas.

Quizás por eso los gatos Bombay no tienen tanto éxito en Europa a pesar de su gran belleza, ya que son animales muy similares a una pantera, con un pelo espeso, suave y brillante que da un verdadero placer acariciar.

Los dueños de gatos negros saben bien que son animales como otro cualquiera, tan cariñosos y juguetones como cualquier gato y que para ellos, siempre serán los más bonitos del mundo por mucho que se empeñen en decirles que son todos iguales entre ellos.

 

0 Comentarios a "El gato negro"

Deja tu comentario